Circuitos de la Comunidad Académica     |     Participa en la construcción de la Agenda Latinoamericana

Software libre para la academia

3 minutos: tiempo de lectura

México. Carlos Macías. Las universidades e instituciones de educación latinoamericanas ya no necesitan invertir cuantiosos recursos para diseñar y poner en marcha una Aula Virtual, como refuerzo de sus actividades docentes, presenciales.

Cada vez más están a nuestro alcance nuevas plataformas robustas y funcionales enfocadas a enriquecer el diseño, la creación y la gestión de contenidos en la red, a partir de las necesidades de las diversas disciplinas del conocimiento.

La plataforma de software libre en educación que abrió la brecha en el 2004 fue Moodle. Tuvo su origen en la Curtin University (Australia), bajo la dirección del profesor Martin Dougiamas, inspirado no por casualidad en el constructivismo social y el aprendizaje colaborativo. Esta plataforma se diseño para trabajar en ambientes -igualmente abiertos- como  GNU/Linux y Open Solaris.
Sin duda Moodle ha sido hasta ahora la plataforma abierta global más exitosa y accesible, en especial si se compara con las fuertes inversiones que exigía a principios de la década anterior el Blackboard.
A Moodle le antecedieron y le siguieron numerosos esfuerzos en la misma dirección. Poco antes, habían aparecido Dokeos, Tutor, Docebo, Claroline, Proyecto Sakai, DaVinci, SWAD y Sakai.
Todos ellos han intentado competir con las plataformas más demandadas de operación con licencia, como Blackboard (que aún mantenía en el 2011 el 51% de preferencias), el Desire2Learn (11%), además de iLearning by Oracle, Aulapp, Catedr@, eCollege, Fronter, Saba Learning, Sideweb, WebCT.

¿Cuáles son las diferencias entre las plataformas que funcionan bajo  licencia y con código abierto?
La primera y más importante tiene que ver con el costo que se debe cubrir por la licencia, para mantener el desarrollo y mantenimiento del programa.
La segunda es el tipo de desarrollo que caracteriza a ambos modelos: uno es, por decirlo de modo comprensible, “cerrado” y otro es abierto.  El código abierto supone la existencia de una creciente masa crítica interesada y atenta, una comunidad interactiva de desarrolladores activos y pasivos, que toman el espacio de los foros de soporte como trinchera para la multiplicación y el fomento del programa. Su naturaleza es la mejora y el resultado de su trabajo es la emisión de versiones sucesivas de enmienda.
Como continuación del Dokeos, una plataforma educativa de software libre particularmente atractiva, que en el 2012 alcanzó notable expansión es Chamilo. Nos parece más sencilla de administrar que Moodle y posee casi los mismos recursos de gestión que ésta, aunque debe aceptarse que la comunidad global de desarrolladores aún no le acerca en número a la plataforma de origen australiana.
El mercado de las plataformas e-learning (LMS) está compuesto en la actualidad de la siguiente manera:  Blackboard: 51%, Moodle 19%; Desire2Learn 11%, otros 19%.
En cambio, en el mercado corporativo que hace uso de estas herramientas y por lo regular emplea software bajo licencia, apreciamos que seis proveedores tienen el 50%; los dos principales son Success Factors Learning y Sum total-Systems.
Nos parece que Chamilo tiene todo para convertirse en algunos meses en uno de los actores globales mayores. Chamilo es una plataforma libre de educación, basada en Bélgica, que surgió en un contexto de replanteamiento de las políticas europeas  hacia la comunicación académica.

Lo que ha caracterizado a Moodle, lo podría profundizar Chamilo: ambiente o interfaz cada vez más claro, estético y nítido (amigable); facilidad de operación. Nos dirigimos entonces hacia la consolidación de plataformas con código abierto (sin costo).

Permítasenos el abundamiento, para ilustrar sus ventajas: gestión automatizada y estable, calendarización de actividades, tareas, lecciones, transferencia de archivos, tutorías, foros, evaluación, interacción fluida alumno-profesor (tutor).

Sin duda, estimula el seguimiento tutorial en la educación a distancia (tutoría o dirección de tesis distante). Contribuye a fijar avances y metas cuantificables, aceptadas mutuamente: entrega fechada de tareas, seguimiento-asesoría, foros de discusión y consulta, registro abierto (reflexiones de lectura), notas y recomendaciones bibliográficas, mensajería, chat y videoconferencia, ensamble de contenidos de aprendizaje y, en suma, registro sistemático de evaluación.

Pero lo que más nos ha animado a participar del proyecto Chamilo (2010-2012) es la concurrencia latinoamercana en su cuerpo de fundadores y consultores. presidente: Yannick Warnier (Bélgica); tesorero: Frans Kamp (holandés); secretaria: Noa Orizales Iglesias; (española); marketing: Cedric Gerard (inglés); Desarrollo e investigación: Alberto Torreblanca (peruano).

Le invitamos a acercarse a Chamilo y a ensayar su puesta en marcha. Le invitamos a estimular el software libre en las tareas de educación: www.chamilo.org